martes, 16 de noviembre de 2010

¿Qué hace un chico como tu en un sitio como éste?

, esa es la pregunta que yo siempre me hago cada vez que veo o escucho al locutor local, Fernando Pérez Cabrales. Digo locutor que no periodista, ya que, según me comentan, no cuenta con un título oficial que acredite tal profesión. Si acaso supongo, para ejercer dispondrá de un carnet de prensa de los antiguos, esos que reparten de vez en cuando en la "Sosiasión" de la Prensa de Cádiz.

Ya sabéis de otros post que no es un informador de mi agrado y aún menos desde que ayer, por un casual lo escuché, en su Tertulia de "El Corte Inglés", cuando en plan dictatorial espetó a Javier Lacave, única y exclusivamente porque no expresaba una opinión que no era de su agrado. No entiendo como puede hablar del Cádiz CF alguien que ni quiere al equipo, ni lo siente, ni pisa Carranza, ni sabe de fútbol y cuyo único mensaje DEMAGOGO (yo si puedo decirlo, sin que me mandes callar en ningún programa) es "Váyase Sr. Muñoz, váyase". Nunca me he explicado como Canal Sur ha bajado tanto el nivel de este programa, pasando de un señor como Pedreño a este personaje.

Tampoco lo he soportado nunca en programas de Carnaval, donde ya no sabe qué hacer para demostrar que no traga la Fiesta y que lo hace porque no le queda más remedio. La verdad es que la cadena cada vez que ha podido lo ha quitado de enmedio, ya que la "malage" natural que le caracteriza no ayudaba mucho a la audiencia y sus conocimientos eran más bien escasos.

Y, por último, tampoco destaca en el tercer pilar de Cadi-Cadi, la Semana Santa, ya que, en plan cofrade, el susodicho muere más por un costalero que por un cargaor.

Ante todo esto, siempre me he preguntado ¿Qué hace un chico como tu en una ciudad como ésta?

Tengo un amigo virtual de Granada que tiene un blog que se llama "Yo siempre fui de Cádiz,... aun sin saberlo". El de Fernando bien podría llamarse "Yo siempre he sido de Cádiz, killo, y ni me he enterao ni "me se nota". En fin, a ver si con suerte, emigra a la capital regional o lo ficha "Canal Soria", con todos mis respeto para los sorianos, pero allí el Sr. Pérez Cabrales pegaría más y siempre podrías decir "es que el carácter castellano es asín".

Para adornar este articulo, he dudado entre la chirigota "Los Niños de San Felipe Norit" o "Los Lacios", así que pongo los dos, para que cada uno elija la agrupación que prefiera:


17 comentarios:

Jose de Cádiz dijo...

Qué razon tienes Guashi, yo conozco a ese tipejo de cruzármelo por la Calle Ancha de Cádiz y va con unos humos creyéndose el más guapo del Oeste. Desde que está en Canal Sur Radio los fines de semana ha bajado la audiencia espectacularmente y me comentan personas que trabajan con él que lo van a largar otra vez para Cádiz por lo mal y pedante que es. Saludos de un ultra-seguidor.

Uno de la Caleta dijo...

Estimada señora, yo también escuché eso de... ¡NO TE PERMITO QUE ME LLAMES DEMAGOGO! y me imagino la cara que se quedaría al Sr. Lacave. En un primer momento me chocó bastante pues no esperaba un comentario de ese tipo y menos entre ¿compañeros?. En fin, de esta persona solo conocía su voz a través de las ondas, y no se porqué, siempre me parecio la voz de la prepotencia. A partir de hoy, toquecito al dial de mi radio cada vez que la escuche.
PD. Sigo muy a menudo su blog y me gusta mucho. Gracias

el guerrero del interfaz dijo...

totalmente de acuerdo. menudo personaje el Fernando Pérez. que repelente es. y qué pena que no pongan en su lugar a verdaderos aficionados que les guste ver carnaval y comentarlo en las ondas

Eduromey dijo...

Guashilandia, no se puede hablar más claro. Como buen amante del Carnaval, que como bien sabes tengo que seguir en la lejanía, estas informaciones me vienen de maravilla, ya que hay cosas que desconozco y se me escapan por falta de contacto con mi tierra.
Por las retransmisiones que sigo cada año a través del Satélite, ya me parecía a mi que este tipo era un poco "saborío", pero gracias a tu artículo acabas de confirmar mis sospechas.
Gracias.

Anónimo dijo...

hola Eugenia, sólo para decirte que acabo de "descubrir" este blog, y me interesa

sigue escribiendo que te leeré

Un saludo

Joseyalgomás

Jose Maria Barroso dijo...

Vamos a ver, ¿y qué culpa tenemos los de la capital de la región autónoma para que nos lo mandes a nosotros? ... :P

Yo tampoco lo trago, nunca lo he tragado, sólo lo he seguido en carnavales y siempre opina mal de todo, además sin conocimientos de lo que habla.

En fin, una joya.

Juan José dijo...

Venga Eugenia, no te pases con el chavá, que es mi primo y no es tan mala gente como lo pintáis. Y ha tenido mucho mérito saliendo de abajo y metiéndose en un mundo con tantos dimes y diretes. Tendrá sus cosillas, como todo el mundo, pero creo que es un buen profesional, con una buena voz y que ha currado bastante. Aro, no puedo dar un juicio imparcial, pero sólo quería mostrar otro punto de vista, porque todo es del color del cristal, al fin y al cabo. Un saludo desde Tánger y que lo paséis muy bien en Carnaval los que tenéis la suerte de estar en Cádiz de parte de un gaditano en el exilio.

Juan José dijo...

Hola Eugenia, no podrás tragar a Fernandito, pero bien que lo sigues, en fin, tengo que decirte que es mi primo, lo que a lo mejor desautoriza mi opinión, pero a la vez la hace más cercana, y que el chavá se lo ha currado y lleva años metido en un mundo tan comprometido como el del fútbol, el Carnaval, y la Semana Santa de Cádiz y algo tiene que saber después de tanto tiempo, y que además, tuvo la oportunidad personal de tener un muy buen trabajo con su mujer en Sevilla y al cabo de un año se volvió a su Cádiz del alma por la que sé que muere, como todos los que tenemos la desgracia de habiendo nacido en Cádiz vivir en el exilio aunque no llevemos a gala ser gaditanos típicos. Será de San Felipe, pero también los de San Felipe tienen derecho, ¿no?, igual que lo tenemos los de Salesianos, Valcárcel, etc. En fin, no seas tan malaje con el pobre, que al fin y al cabo tiene su corazoncito como todo el mundo y ya se sabe que en este mundo traidor todo es del color del cristal. Era sólo por dar una otro punto de vista. Un saludo desde Tánger y disfrutad del Carnaval en estas fechas tan señaladas.

Eugenia de Cadiz dijo...

Juan Jose, es tu primo y comprendo que te moleste mi comentario. Tu primo, además de ser una persona como tu y como yo, es un personaje público y lo que yo critico aquí es su actitud en los programas de futbol y carnaval. En los de futbol porque un moderador no puede ser tan parcial como lo es él (siempre bajo mi punto de vista) y en los de Carnaval porque ese año se le notaba mucho que le tira más el capirote que la máscara. Si le reconozco que es de los que se calla la boca cuando una agrupación va a cantar y guarda respeto. De todas formas gracias por aportar tu punto de vista. Un saludo.

alguien sin importancia... dijo...

Lo conoci fijate 4 años despues de que escribieras esto. Yo que soy una enamorada de la gente de cai.... me parecio... prepotente, vehemente, creido, clasista...el peor de los clasistas y pensando que todos , salvo el claro, somos imbeciles.
En el fondo...... un terrible grado de amargura...terrible...
O a tenido una mala infancia... o tiene un tremendo complejo...que es lo que le hace parecer mas chulo que nadie... cuando habla de cerca, habla a la tribuna... no rebate tus opiniones, cree que sienta catedra. Y el 90% de su tiempo... mientras intentas mantener una conversacion con el... si es que no esta "cansado de hablar".. esta pegado a su movil.... que habra en ese movil.... nada ilustrativo... seguro.

Anónimo dijo...

Alguien sin importancia. Esto suena a resentimiento, creo que juzga lo personal y no lo profesional. ¿Me equivoco?

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con el último comentario ...Yo también lo he conocido este año y casi me atrevo a asegurar por lo que cuentan en los primeros comentarios que ha empeorado... Su "adicción al móvil" su prepotencia, poca empatía y vanidad, casi supera ya los límites del respeto y educación que debemos a cualquiera que tengamos enfrente en una conversación. Verdaderamente pienso que esa amargura que transmite de cerca y ese posible desarreglo o trauma emocional o de identidad que tiene debería ser tratado por un o una profesional de la psicología

Anónimo dijo...

Casi no, lo supera con creces...

Cuando alguien se cree Dios, termina descendiendo...

Jesús dijo...

Tela de mal rollo se lee en este foro. Si tuviésemos que vapulear a alguien de los micrófonos, no terminaríamos nunca. Por no hablar de la tele, claro.
Se nos pasa un dato: ponerse delante de un micrófono y/o una cámara merece un respeto a todo el que lo haga, dado el carácter de improvisación, control y muchas veces contingencias, con las que se enfrenta el trabajador del medio.
No caigamos en el error de verlo desde un punto de vista localista. Elevemos el nivel, señores.
Fernando es de Cai y no hace nada mal su trabajo hoy en día en CS, con esos golpes de humor a lo socarrón que saca con mucha frecuencia entre sus contertulios, ya sean deportivos o no.

Propongo hacer una crítica cuando el umbral de despropósitos por parte de un profesional de los medios sea realmente alarmante. No antes.

Salu2 de otro gaditano también "exiliado"

Eugenia de Cadiz dijo...

Lo único que se te escapa es que hay gente que se ha hecho merecedora con su actitud de estas opiniones.

J. M dijo...

Pues a mí ni me va ni me viene, soy un imparcial oyente pero alguno vaticinaba su fracaso en 2010 y ahí sigue y bajo mi humilde punto de vista no lo hace mal. No lo lo conozco en lo personal ni tengo interés. La Gran Jugada, palanganas aparte con su malaje proverbial, es bastante potable y más si lo comparas con otras cadenas a nivel nacional que hablan del peinado de Cristiano y el tatuaje nuevo de Neymar en serio.

De semanas santas y carnavales ni idea. Como coordinador en La Gran Jugada muy bien y con resultados nada desdeñables. Saludos a la autora, que puede muy bien tener la razón con respecto al tema personal, no lo sé.

Eugenia de Cadiz dijo...

J.M. Gracias por el saludo, cada uno tiene una opinión sobre la persona. Esa era la que yo tenía entonces y, lamentablemente, la que tengo ahora.