lunes, 31 de marzo de 2008

Que el espiritu de Chapin vuelva a Carranza!!!

¡Que el espíritu de Chapín sobrevuele de nuevo Carranza, por favor! cual si fuera el águila Vitória del Benfica y nos ilumine el camino.

Este es el equipo del llamado, despectivamente por algunos, "11 de Chapín". Un equipo de "HOMBRES" sin nombre, pero un equipo. Hoy este espíritu se ha repartido por el mundo : de Grecia a Bilbao, de Valladolid al Puerto, de Marbella a Orihuela. Otros gracias a Dios aún se mantienen.

Hoy nos encontramos con los NOMBRES que muchos desde las gradas reclamaban y qué... cuando hay que ponerse el mono de trabajo donde están, con perdón, los "cohones". Salen los mismos, salvo excepciones, por que no quiero meter en el mismo saco a un pedazo de profesional como es Gustavo López. Es un lujo para el Cádiz y el único que salvaría del grupo que trajo "el innombrable".

¡Que vuele el espíritu de Chapín libre por el cielo de Carranza! ... y al que le pique que se rasque.

domingo, 23 de marzo de 2008

Historia de Cádiz (IV) - Hacia la Constitución de 1812

Tras el descubrimiento de América, Cádiz mirará hacia el nuevo continente, vinculando sus intereses a los del comercio ultramarino.

Con Carlos I (1516-1556) se vuelve a constatar la primacía de Cádiz, cuando éste le otorga a la ciudad el título de Muy Leal, que tiene desde entonces, por haber apoyado al monarca en la guerra civil con la que comenzó su reinado, porque una facción lo consideraba un extranjero (había pasado su vida en Alemania antes de convertirse en rey de España)

Por otra lado, durante el siglo XVI se sucederán diversos ataques a Cádiz, el primero de ellos en 1521 realizado por Berbería del Norte de África. En 1530 un nuevo asalto, esta vez bajo el mando del corsario Barbarroja, que fracasó en su intento e hizo que Cádiz desarrollara un buen aparato defensivo.

Es en el reinado de Felipe II (1556-1598) cuando Cádiz adquiere mayor esplendor. El comercio con América sigue creciendo, al igual que con el norte de África y, por tanto, su puerto se va afianzando como el más importante de todo el reino. Gracias a ello, la ciudad se extenderá más allá de sus antiguas fronteras (crecerá por extramuros), además de haber un relativo aumento de la población de la ciudad gaditana durante el siglo XVI.

Con el ataque de 1587 por los ingleses, Felipe II se ve en la necesidad de construir una nueva muralla que defienda a la ciudad de los continuados ataques. Dicha muralla es la que conocemos hoy día, aunque no se terminará hasta época de los Borbones.

Este auge gaditano se verá quebrado en 1596 con el asalto inglés dirigido por el Conde de Essex, que destruyó la mayor parte de la ciudad. pero no consiguieron hacerse con la flota indiana ni acabar con la Segunda Armada Española. La ciudad, en ruinas, fue abandonada por los ingleses.

Con los Borbones como monarcas, en Cádiz comienza un periodo de paz y prosperidad económica, llamado "El Siglo de Oro Gaditano" . Gracias a este esplendor, en la ciudad se asientan numerosas colonias de extranjeros, entre los que destacan genoveses, cántabros, ingleses y catalanes, todos ellos dedicados al comercio y a actividades que generaron para la ciudad muchos beneficios.

El desarrollo en el siglo XVII es muy rápido. Su estratégica Bahía hace que los buques de Indias pasen a aprovisionarse por Cádiz, siempre que no sea posible hacerlo en Sevilla, sede del monopolio del comercio indiano.

Las funciones ejercidas por Cádiz, y su magnífico puerto natural, hacen que en 1711 pase a nuestra ciudad la Casa de Contratación, organismo director del monopolio ultramarino.

Todos los intentos de ser tomada que sufrió Cádiz durante la Guerra de Sucesión repercutieron negativamente en la economía gaditana, ya que las flotas indianas no pudieron desembarcar ni salir del puerto de Cádiz, por lo que la economía se paralizó durante estos años. A ello se unió algunas catástrofes como peste y epidemias traídas por los barcos que comerciaban con las Indias. El clima tampoco ayudó, ya que se conocen que hubo algunos terremotos y fuertes temporales. El más importante de ellos fue el producido en 1755 en Lisboa, que provocó en Cádiz un maremoto e inundó la ciudad. Pero las aguas se retiraron gracias, según la tradición y leyendas gaditanas, a un milagro producido por la Virgen del Rosario, a la que sacaron a pasear, junto con el estandarte de la Palma para que velara por la ciudad, y así sucedió.

Carlos III llega al trono en 1759, y con él se dan los primeros síntomas de la decadencia de Cádiz, al ampliar, en 1765, hasta nueve el número de puertos que podían comerciar con las Indias Americanas. Es en 1776 cuando sale de Cádiz el último barco dirigido hacia las Indias, con destino a Veracruz. Y en 1790 se suprime definitivamente la Casa de Contratación. Esto supone que cualquier puerto puede ya comerciar con América, por tanto Cádiz se verá gravemente afectada al perder la hegemonía que había tenido en este comercio desde el descubrimiento de América.

La decadencia de Cádiz se verá más acrecentada con las guerras hispano-británicas, que tuvo, en muchas ocasiones, como escenario a Cádiz, debido a la política seguida por los ingleses. Ellos atacaban realizando bloqueos de los puertos más importantes para así debilitar el país, y entre esos puertos se encontraba Cádiz.

El suceso más importante de esta guerra será la Batalla de Trafalgar. La contienda comienza el 20 de octubre de 1805. anteriormente se había formado en el puerto de Cádiz una flota hispano-francesa de 33 naves. Estas naves, con Federico Gravina al frente, son derrotadas por la flota inglesa, bajo el mando del Almirante Villanueve. En la batalla mueren el inglés Nelson y Federico Gravina. Los supervivientes hispano-franceses se refugian en Cádiz, y esta ciudad da asilo no solo a los de su bando, sino a todos los heridos que llegaron a sus costas sin importar en que lado de la contienda lucharon.

viernes, 21 de marzo de 2008

Historia de Cádiz (III) - De Gades a Cádiz, pasando por Quadis


La potencia del Gades romano fue difuminándose con el paso de los años, y hacia el siglo V de nuestra era, en que cae en poder de los godos, Cádiz no es más que un recuerdo ruinoso y monumental de su antigua prosperidad. Con los comienzos de la conquista islámica de la Península, y la derrota de los visigodos, Cádiz se convirtió en una plaza musulmana que servía de apoyo para el dominio del Estrecho, facilitando el paso de los ejércitos invasores. El nombre pasó de Gades a Qadis (nombre árabe) y su actividad principal, probablemente, siguió siendo el comercio.

No sabemos si Cádiz se rindió mediante una capitulación con los musulmanes (es decir, de forma pacífica y pactando) o si, por el contrario, fue conquistada mediante las armas.

Cuando los musulmanes entran en la Península Ibérica en el año 711, uno de los primeros territorios que conquista es Medina Sidonia y, por lo tanto, Cádiz, ya que en el siglo VI, bajo el dominio visigodo, Cádiz había quedado dentro de su territorio comarcal.

Durante el Emirato Dependiente de Damasco (711-756) no tenemos noticias de Cádiz. Es a partir del Emirato Independiente de Córdoba (756-912) cuando empezamos a encontrar referencias de la ciudad, concretamente con Abderraman II (822-852) Cádiz es atacada por los Normandos. Este hecho hizo que se construyeran fortificaciones para la defensa de sus ciudades. A partir de la paz en que quedó Al-Andalus después de estos ataques, Cádiz empezó a resurgir como ciudad, aunque seguimos teniendo pocos documentos que nos hablen de ella.
A partir de 1212, con la batalla de Navas de Tolosa, se incrementan las razzias cristianas por todo Al-Andalus. En 1234 tenemos noticias de una razzia en Qadis. Años más tarde, en 1248, Cádiz ya está bajo influencia cristiana, con el rey Fernando III El Santo . Este dato nos consta porque este es el año en el que los cristianos conquistan Sevilla y pactan con muchos pueblos de Cádiz. Cádiz pertenecía al Reino de Taifa de Abbad de Sevilla.

Pero no será hasta el reinado de Alfonso X El Sabio cuando ya es una zona totalmente cristiana, a partir de 1262 ó 1264. Este rey ordenó y realizó la repoblación de Cádiz con personas traídas del norte de España, aunque en 1264 tuvo que ser reforzada esta repoblación con gente de Santander, Laredo y Castro principalmente.

Desde el año 1470 se reconoce a la ciudad bajo el señorío de los Ponce de León, que recibirán el titulo de marqueses de Cádiz. Bajo el dominio de los cristianos, la ciudad de Cádiz se empezó a amurallar. Prueba de ello son las numerosas puertas que todavía hoy podemos ver, como el Arco de la Rosa (Antigua puerta oeste de la ciudad construida en el siglo XIII por Alfonso X. En su parte superior posee un saliente desde el que se podía verter aceite hirviendo para impedir la entrada del enemigo), Arco del Pópulo (Puerta norte de la muralla de la antigua ciudad, construida en el siglo XIII por Alfonso X el Sabio. Fue llamado primitivamente Puerta del Mar y también Puerta Principal de la Villa) o el Arco de los Blanco (tercer acceso al barrio antiguamente conocido como Puerta de Tierra por ser el paso natural a tierra firme desde la isla de Cádiz. Fue construido en el siglo XIII, está compuesto por cuatro arcos, y formó parte del Castillo Medieval, las Carnicerías Reales y la Capilla de la Virgen de los Remedios, mandada construir por la familia de comerciantes Blanco en 1621 ).


No fue hasta la conquista de Granada en 1492 cuando se terminaron los ataques a Cádiz, que fue continuamente asaltada por piratas y musulmanes bereberes del Norte de África debido, sobre todo, a la importancia creciente de Cádiz adquirida por su puerto de mar.

Desde su reconquista, Cádiz siempre gozó de privilegios, como el concedido por Juan I en el año 1385, por el cual se quedaba exenta de pagar a la corona el Impuesto de Almirantazgo y Anclaje. Durante las décadas siguientes fueron aumentando estos privilegios concedidos por los sucesivos monarcas cristianos. Uno de los más importantes es el Privilegio Rodado entregado a Cádiz por los Reyes Católicos en 1493y conservado hoy día en el Archivo Municipal de la ciudad.

Para prestar música al pasado moro de Cádiz, nada mejor que este pasodoble de la comparsa Raza Mora (1978) de El Puerto de Santa María con letra y música de Diego Caraballo Blanco y bajo la dirección de Pedro "El de los Majaras":

jueves, 20 de marzo de 2008

Historia de Cádiz (II) - De Gadir a Gades

La Conquista Romana de la Península Ibérica comienza en el año 218 a.c. y finaliza en el 206 a.c. con la rendición de Cádiz y la definitiva expulsión de los cartagineses de la Península.

La causa de que los romanos necesitaran conquistar la península, aparte de las económicas y estratégicas, fue el ataque a Sagunto por parte de los cartagineses, ya que habían firmado un acuerdo en el que los cartagineses no podían extender su influencia por encima del valle del Ebro; y aunque este no fue el caso, Roma atacó.

Tras muchas luchas sólo Cádiz se mantuvo en pie, hasta que se entregó incondicionalmente al Imperio Romano en el año 206 a.C. firmando un acuerdo con Roma y convirtiéndose en ciudad aliada. Gades, como fue nombrada por los romanos, fue tratada por el Imperio de una forma muy especial, debido a su rendición pacífica. Se la conocerá con el nombre de Augusta Urbs Julia Gaditana y adquirirá el estatuto de civitas foederata (ciudad federada de Roma). Este privilegio le permitía mantener su autonomía política y económica, además de estar exenta de pagar impuestos. Posteriormente, tras el apoyo de Gades a las tropas de Cesar frente a Pompeya en la Guerra Civil de Roma se le concede a sus habitantes la ciudadanía romana y eleva la ciudad a la categoría de municipio.

Con Roma se inicia en Gades una fase larga de prosperidad, favorecida entre otros por Julio César, a través de la familia de los Balbo, gaditanos de nacimiento, que convierten a nuestra ciudad en una de las más importantes del Imperio.

La supremacía de la ciudad y su importancia bajo dominio del Imperio queda constatada con la construcción de dos vías comerciales:
  • La Vía Augusta, que unía a Gades con Roma, pasando por otras ciudades importantes del Imperio.

  • La Vía de la Plata, que unía a Gades con Asturias y el Norte de la Península.

En Gades se realizaba ya desde la época fenicia, uno de los primeros productos alimenticios manufacturados industrialmente que se comercializaron en la historia : el Garum (de Garo, actual caballa). Tenía el fin de realzar e incrementar el sabor de las comidas. En Roma fue un elemento indispensable en las cocinas de prestigio. Era una salsa que se mezclaba con vino, vinagre, aceite o agua y servía para aliñar otros alimentos. En un recipiente se ponían las vísceras de morenas, caballas, atún, sepia, calamar, ostras, almejas, gambas, congrios, etc y se le añadía mucha sal. A continuación se ponían pescados pequeños: anchoas, sardinas, etc. Todo bien salado se dejaba secar al sol moviéndolo con frecuencia. Una vez seco, por el calor del sol en la masa, se desprendía un líquido que era el garum. El más exquisito fue el elaborado en Baelo Claudia, por estar hecho con restos de atunes.


Otra aportación de Gades fueron las célebres "Puellae gaditanae". No se sabe con certeza si se trataban de bailarinas, cantantes o instrumentistas. Se cuenta que eran muchachas que danzaban y que llamaban la atención por sus traviesos y juguetones pies y por sus crusmata baetica (castañuelas de metal). En sus bailes iban descendiendo hacia el suelo hasta tocarlo, lo que era muy aplaudido por la plebe. Destacaba las cualidades sensuales de estas bailarinas y que cantaban, murmurando, canciones de amor. En Roma, las bailarinas gaditanas eran tan famosas como las sirias e igualmente deseadas y excitantes en el baile y en el canto. Su presencia era obligada en muchos festines y llegaron a ser muy apreciadas en la aristocracia y alta burguesía romana, que las contrataban como punto álgido de sus fiestas privadas o para espectáculos públicos.

Pero, al igual que en todo el Imperio, la decadencia económica y la inestabilidad política se empieza a dejar notar en la ciudad a partir de la segunda mitad del siglo III y durante el siglo IV, hasta que el Imperio entero caerá bajo la dominación de los pueblo bárbaros.

De este tiempo se conserva en la ciudad el teatro romano, que se haya situado en el barrio de El Pópulo, estando enterrado en parte por construcciones medievales y modernas, lo que hace imposible su completa excavación. Es el más grande de su clase de la península ibérica y fue construido a finales del siglo I a.C. por por encargo de Lucio Balbo "el Menor" .

Amenicemos la historia con este bello pasodoble de la chirigota "Las Ruinas Romanas" (1998) de Juan Carlos Aragón :

miércoles, 19 de marzo de 2008

Historia de Cádiz (I) - La fundación de Gadir

Las fuentes literarias datan la fundación de Cádiz en el año 1104, 80 años después de la guerra de Troya, aunque no se han encontrado restos arqueológicos que lo ratifiquen, pues los más antiguos corresponden al siglo octavo. Es la ciudad más antigua del Mediterráneo occidental.

Fue fundada por los fenicios provenientes de Tiro, en la costa Sirio-Palestina, que tuvieron que salir de su territorio debido, por un lado, a la escasez de recursos económicos y de tierras, ya que vivían en una isla muy estrecha y rodeada de montañas, y por otro, a la presión económica que ejercía sobre ellos el rey de Siria, que los obligaba a pagar impuestos exagerados e injustos.

Cádiz fue elegida por los fenicios por su buen emplazamiento, sus numerosos recursos para la subsistencia, la fertilidad de sus tierras y por sus minas metalíferas, que permitía a los fenicios, comerciantes de tradición, comerciar con África y con el resto de la Península Ibérica. Además era un lugar muy fácil de defender por su situación isleña y por la muralla que la rodeaba. Aunque todavía no se han encontrado restos de dicha muralla, sabemos que debió existir porque los fenicios vivían en ciudades-estado, por supuesto amuralladas, y porque precisamente Gadir significa " Ciudad Amurallada ". Tenía una situación privilegiada, muy cerca del punto de control de los minerales en la desembocadura del Guadalquivir.

Sobre la isla gaditana poblada seguramente por indígenas que se dedicaban a la pesca, y que llegaba desde Sancti-Petri hasta el islote de San Sebastián, situaron una factoría comercial, en lo que hoy es la ciudad de Cádiz, y un templo al dios Melkart en el otro extremo, en la isla de Sancti Petri. Era un dios relacionado con el ciclo de la naturaleza: moría y resucitaba periódicamente y decían que allí estaban sus cenizas. Había también otros dos templos: uno dedicado a la diosa Astarté (representaba a la madre tierra, el amor y la fertilidad, progenitora de todos los seres vivos) situado en la punta del Nao (Castillo de Santa Catalina) y el otro era el del dios Baal Amon (Castillo de San Sebastián).

Existieron tres islas, denominadas Islas Gadeiras :
  1. Erytheia : donde los fenicios desarrollaron su vida urbana. Todo apunta a que fue la Torre Tavira la zona elegida por los fenicios para asentarse, por ser la zona más alta de la ciudad.
  2. Kotinoussa “Isla del acebuche” : llegaría hasta Santi Petri desde la Caleta, donde se ubicó algunos de los templos más importantes de todo el Mediterráneo Occidental, el Templo de Melkart o el de Kronion (dedicado a Cronos).
  3. Antípolis, la Isla de León, actual San Fernando. Esta zona no estaba habitada, al igual que Kotinoussa.
Las dos primeras islas, Erytheia y Kotinoussa, estaría separada por un canal que, empezando en el muelle, recorrería San Juan de Dios y la Catedral, hasta llegar a la Caleta.

Los fenicios extendieron su cultura por todo el sur peninsular, no debemos olvidar la herencia dejada por los fenicios, como el alfabeto. Gracias a ellos la península conoció y empezó a utilizar la escritura.

Cuando comenzó la decadencia de Tiro, metrópoli fenicia de la que la ciudad dependía, los pobladores de Gadir se pusieron bajo la protección de Cartago, nuevo dominador de los mares. Éstos llegaron a Cádiz en el año 237 a.c., movidos por la necesidad de buscar riquezas en el valle del Guadalquivir para compensar las pérdidas que habían sufrido tras la Primera Guerra Púnica entre Roma y Cartago. En ese año se produce el desembarco de Amílcar Barca en Cádiz, de la familia de los Bárquidas, antiguos administradores de Alejandro Magno y será desde Gadir de donde inicien "Los Barca" la conquista de la Península hacia el 238 a.C., para convertirla en la base de operaciones de su ofensiva contra Roma.

Si le queremos poner musiquita, nada mejor que este pasodoble de la comparsa "Pescadores Fenicios" (1987) de Enrique Villegas,en la voz de Ramoni :

lunes, 17 de marzo de 2008

Lo que no es un aficionado

El sábado pasado, un desaprensivo de esos que juegan a Dios por los estadios de fútbol (por que todos, todos...directivos, gobierno, policía, peñas... lo permiten), casi acaba con la vida deportiva de un hombre que no habrá sido Maradona, pero que para todos los cadistas ha sido "santo y seña" de este nuevo Cádiz. No se entendería estos últimos 10 años sin tí... Armando.

El pasado 15/03/08, después de celebrar que mi equipo casi está salvado del descenso, en el campo del Betis tuve la desgracia de ver lo fácil que es con un poco de puntería matar a una persona.

Es por ello que hoy cuelgo este artículo publicado por Miguel González San Martín en el Correo Vasco, sencillamente porque me ha parecido precioso. Solo un “pero” Miguel, que me permitas que antes de ser el ídolo de los pequeños del Atlhetic, y por que la antigüedad es un grado, ha sido y es "el héroe de los grandes y pequeños del Cádiz CF" :

Título : El héroe de los niños – 17/03/08

“A veces la realidad se empeña en impartir no sé qué extrañas enseñanzas morales. En Sevilla, un tonto le dio un botellazo al buen Armando, cuando el Athlétic iba ganando uno a dos, y ése era un resultado espléndido, que confiamos en que se mantenga, porque el Athletic había hecho ya los tres cambios que permite el reglamento y no tiene culpa de que a un pobre tonto le diera por tirar una botella con la mala suerte de acertar, y con el triste resultado de darle a Armando entre la nariz y un ojo.

Armando salió en camilla, con la mirada borrosa, y hubo que darle seis puntos de sutura. No sé qué dirán los comités, qué tendrá previsto el reglamento, pero a mí me parece que, a esas alturas, el partido ya se había terminado y la victoria sería la mínima recompensa merecida por el Athletic y por Armando, por puro sentido común, con el resultado que en ese momento campeaba en el tanteador, que dirían los clásicos. No sé qué hubiera sido justo en el supuesto de que el Athletic hubiera ido perdiendo, seguramente también que ganara, por cero a tres, pero además iba ganando por méritos propios y no podía hacer, ya, nuevos cambios. El partido quedaría desvirtuado si hubiera que empezarlo de nuevo en el minuto setenta, con los jugadores frescos y no sé cuantas excepciones absurdas. ¿Podrían jugar otros o deberían ser los mismos? ¿Y si Armando no se recupera para entonces? ¿Cuántas excepciones son razonables? Ninguna. Sería un disparate que los damnificados salieran perdiendo de manera redundante. Los miembros del comité deberían aplicar la más severa jurisprudencia, para disuadir definitivamente, para cortar de raíz la más ligera posibilidad de que a otro tonto se le ocurra siquiera pensar en repetir la hazaña.

Más allá del fútbol, del partido, de la competición, de una temporada que al fin parece que se va enderezando, las circunstancias han contribuido a escribir una buena historia, que nos parecería excesiva si no la hubiéramos seguido en cada jornada, la historia de Armando. Por si no tuviera ya suficientes ingredientes narrativos, alcanzó en el campo del Betis un climax ciertamente épico. No sé si esa historia daría para una novela, dependería mucho, como sucede con todas las novelas, de quién lo intentara, pero yo creo que es una historia muy literaria. A veces uno lamenta no ser niño, por ejemplo para tener ocasión de leer 'La isla del tesoro' por vez primera, la ocasión de volverse a meter con Jim Hawkins en el barril de manzanas, el momento clave de la novela, cuando descubre que Long Jong Silver no sólo es un tipo extraordinariamente simpático sino también un canalla. Lamento ahora no tener la ocasión de ser niño de nuevo, para saborear en toda su intensidad la historia de Armando, el hombre que vino, ya a una edad altamente improbable, tras recorrer las más diversas divisiones y geografías, para sacarnos de apuros. Creo que si fuera niño de nuevo, me haría de Armando, disfrutaría de sus salidas con el puño, del pundonor con el que se lanza de palo a palo, de su alianza con los postes, de su entusiasmo, me haría de Armando porque tiene cara de ser un buen tipo que ha debido de vivir muchas historias. Me haría de Armando tras verle cómo sangraba en el partido con el Betis. Armando ha tenido la ocasión de que se realizara su sueño cuando nadie, ni siquiera él mismo, podía figurarse que el fútbol le reservaba todavía la extraordinaria ocasión de convertirse en el héroe de los niños del Athletic. Una pena no ser ya niño, una pena no ser presidente. Si lo fuera, le renovaría de manera fulminante”.

miércoles, 12 de marzo de 2008

La afición del Cádiz

Este artículo fue publicado en VIVA CÁDIZ el Lunes 6 de marzo de 2006. Lo realicé a raíz de unas declaraciones de Armando donde criticaba la actitud de la afición... muchos se cabrearon... los aficionados a los triunfos, claro. Yo ya estaba un poquitín "jarta" de escuchar a estos "cadistas no conformistas" y me postulé del lado del cancerbero del Cádiz. Lo que cambia el mundo...., el que se sienta cerca mía lo mandó a Sopelana y ahora está allí, ... pero en Primera División y en el Atlhétic de Bilbao... al que le pique...

"Se habla y se debate mucho últimamente sobre el término La verdadera afición del Cádiz. Para mí es como el extraño dilema de quién es el auténtico Submarino Amarillo. ¿Quién es la auténtica afición del Cádiz? La respuesta creo que es la misma: el término auténtico lo marca una historia.

Muchos periodistas y articulistas políticamente muy correctos se afanan en señalar que no debemos hablar de una afición de 1ª, de 2ª A o de 2ª B, que todos somos afición y que todos debemos formar un conjunto unido y uniforme... bla, bla, bla, y eso debe ser real, pero a lo mejor en el mundo de la abeja Maya. Solo estoy de acuerdo en una cosa: en que no hay afición por categorías, hay una afición de categoría y otra que, simplemente, no es afición. Son unos señores y señoras que han pagado un abono o una entrada y que si el equipo gana creen que vamos a jugar la "champiñón ligue" y si el equipo pierde “que somos unos mantas” y que lo que tiene que hacer Muñoz es rascarse el bolsillo y traerse a Ronaldiño, Robiño o Pestiño para que yo, con mis 600 ó 50 euros que he pagado “tacataca”, en lugar de ver la 1ª división en ONO me pueda ir a Carranza y sentirme parte de la mejor afición del mundo y salir en la tele.

Ahora tengo que conformarse con sentarme junto a algunos abonados que se enteran de quién juega hoy por la prensa y si ésta no acierta, el pobre se “hace aquello un lío” ya que en el calentamiento es incapaz de distinguir a Sesma de De Quintana. Luego, cuando va al partido 1-2, se permite el lujo de ofenderse muchísimo con las declaraciones de Armando sobre el apoyo de la afición. Armando, muy señor mío, no ha hecho sino poner voz a lo que otros muchos ya decimos. Yo no me sentí aludida con sus palabras, pero el señor de las alineaciones perdidas, sí (¿por qué será?). Armando, solo has cometido un fallo, y no es el no haber tenido una buena actuación frente al Osasuna, es el error más imperdonable que se puede cometer en este mundo de falsería: decir lo que se piensa y lo que se siente.

A "esos aficionados" a los que él aludía no les gusta escuchar la verdad y solo ha conseguido proporcionar a muchos periodistas la carnaza que necesitan para poder llenar artículos y programas de radios durante varios meses. Ahora te sentarán en el banquillo, pero espero que sea solo por esa mala actuación y nunca por decir lo que opinas. Algún que otro te mandó a Sopelana y yo realmente quiero que te quedes para siempre en Cádiz y en el Cádiz y a ellos son los que mandaría a donde dijo la chirigota del Love (a la cara... "Los Pichas de Cai"). Por eso, ese día que nos quedamos los de siempre en la grada, fui todo lo políticamente incorrecta que pude y cuando se iban los indignados, les grité: “¡Merece la pena perder 0-4 y respirar aire limpio en Carranza!”.

lunes, 10 de marzo de 2008

Confesiones de una Cadista que no lo fue de "toda la vida".

Este articulo lo escribí en Octubre de 2003. El Cádiz acababa de subir a 2ºA y tocaba soñar.... aún sigo en ese sueño y que a nadie se le ocurra despertarme.

He de reconocer una cosa... no es que yo no naciera en Alicante....jejeje.... es que yo no soy una Cadista de toda la vida.

Admiro, mejor envidio, a esas personas que estuvieron con el Cádiz en Primera, lo vieron bajar a Segunda A y caer en el pozo inmenso de la Segunda B... y siguió ahí.... de socio... con dos pares... durante todos esos años... yo no.

Yo sabía que existía Mágico, se que a Juan José lo fichó el Madrid, que a Quevedo y Kiko se los llevó el Atletico.... pero no conocía las gradas de Carranza...

Me senté en las gradas de Preferencia en un Cádiz-Jaén en Segunda B y ya no me acuerdo si ganamos, si perdimos o empatamos, pero yo aquel día gané o, mejor, perdí mi corazón y mi razón por un equipo de, en ese momento, Don Nadies.

Y me enganchó hasta hoy... pero no fui socia... solo lo fui un año y.. Escalante me quitó las ganas de las que me llenó Orúe.... Iba a partidos sueltos y el resto los sufrías con Theo Vargas en la radio que ponía mi marido, mientras yo me tapaba las orejas con los cojines gritando pá mi... ¡Ahora... Ahora!... ¡Marca... Marca!... ¡Para... Para!...

La liguilla de Blanco con ese prodigioso Barça B.... La de Orúe con ese partido contra el Amurrio y ese gol del Zamora que todos cantamos y nunca existió... y ya que nadie me toque al Cádiz que le salto a la yugular...

Ni soy cadista de toda la vida, ni cadista de liguilla.... soy cadista del sufrimiento...

Quería que el Cádiz subiera a Segunda A , pero si no hubiese pasado... pues nada... gran cabreo un día y a sufrir un año más en esta liga que está "más allá del infierno".... ¿seré masoca?... jejejeje....

Y este año... mi deseo pichuris... tan simple como disfrutar....jejeje... no sufrir.... El año que el Jerez casi sube a Primera pensaba : "No es bueno tanta "tragantá de éxito""Lo que rápido se consigue dura poco"... no voy a ser tan idiota de ahora con el Cádiz pensar de otra manera......

Que más da : 1º, 2º, 3º, 4º..... 18º (hasta aquí eh!!!)..... ¡Disfrutemos, coño (con perdón).... que mañana ya veremos!

domingo, 9 de marzo de 2008

A Israel (Delantero del Cadiz CF)

Quiero que mi primera nota sobre el Cádiz CF recoja la carta que le escribí a un jugador en Agosto del 2003. Se la mandamos mi marido y yo al club a través de la página web y no sé si la llegó a leer alguna vez.

Se trata de Israel (Israel González Mouriño), un delantero luchador que estuvo en los tiempos de 2ª B y al que no le dieron la oportunidad de subir con la plantilla. Lo sentimos mucho, porque fue un profesional de los pies a la cabeza y, por ello, quisimos darle nuestro reconocimiento. Hoy creo que está en la UD Santa Marta en Salamanca. Va por ti, Israel.

"En unos tiempos en que sólo suenan los nombres de los nuevos fichajes, a mi y a mi marido nos gustaría mandar nuestro apoyo a un jugador de los que quedan pocos, que sin tener un gran nombre, sin ser de aquí, defiende y lucha por unos colores con un pundonor que hoy es muy difícil de ver. Va por ti Israel. No sabemos como será Oli, ni el tal "Correa" (que tanto duda en venir), pero sí sabemos como has luchado tu.

Particularmente no entiendo de estrategias o posiciones (poco a poco me las explica mi esposo), pero soy economista y me gustan los valores seguros y tu, para nosotros lo eres.

No esperamos respuesta a esta carta, ni cambiar los planteamientos de ningún entrenador o equipo, pero sí nos gustaría que le traspasaran este mensaje de ánimo para aportar nuestro granito de arena a esa difícil motivación del día a día y pedirle que no desfallezca en su intento, y que sepa que en la fila nº 9 de la grada de tribuna habrá dos aficionados que esperarán verlo salir al campo, aunque sea en el minuto 89 de algún partido.

Ánimo y besos, Israel, de José Luis y Mª Eugenia."

sábado, 8 de marzo de 2008

La Tierra de Guashilandia

La tierra de Guashilandia se ubica al Sur del Sur. Es la tierra donde he nacido, aunque no la de mis antepasados. Uno siempre es de donde quiere ser, de donde le late el corazón con más fuerza.

En ella vive esta Guashi, que no es más que el diminutivo de lo que aquí llamamos Guashisnay. ¿Que qué es un Guashisnay?... jejeje... realmente un "Don Nadie" o una "Doña Nadie" en mi caso, un ser anónimo.

Inicio este Blog para recoger en él todas aquellas cosas que me hacen sentir y enamorarme cada día de la vida, de mi tierra y de mi gente, compartiendo además todo ello con aquel que me encuentre un día por la red y quiera perder un ratito en verlo.

Cuatro pilares básicos : Mi familia (que me ha pedido "porfa" no aparecer), mi ciudad, mis carnavales y mi Cádiz CF de mi alma. Seré romántica, una veces, sarcástica otras e hiriente si lo considero oportuno... depende... depende de si sopla el levante o el poniente...

Para describir sus atadeceres (como el de la foto) nada mejor que el pasodoble de la comparsa "Los Acuarelas" (2005) de Jose Luis Bustelo :