lunes, 16 de junio de 2008

Gracias a Todos

Gracias a todos, pero este no es un mensaje de agradecimiento, es un mensaje para acusar con el dedo a todos los culpables de este naufragio, a todos, menos a los únicos que han sabido dar la talla, pues son los únicos que han estado remando hasta el último resuello, a la AFICIÓN. Estamos aquí, gracias a todos estos....Gracias a un Ayuntamiento que, movidos por una ambición política quiso controlar al equipo de la ciudad, y forzó todos los tornillos para llevar a la directiva a aceptar a un comprador del partido, que resultó ser un "esperpento". El típico "pobre niño rico", que todo el mundo supone "un lumbreras" por que papi y mami le dieron (o compraron) unos estudios en los mejores colegios, que ha "dirigido" las mejores empresas... y que la mitad de las veces no es más que un florero rodeado de un montón de asesores a sueldo que son los que hacen el trabajo para que parezca un tío inteligente. Cuando se cansó del juguete, porque ya no le daba el "prestige" que un perro de su raza se merecía, se largó con el rabo entre las piernas, dejándonos el principio del desaguisado. La Corporación luego aparentó ser la salvadora de un conflicto que ella misma en la sombra había iniciado.Gracias a unos directivos, a los que yo siempre he defendido, pero que ahora tengo que señalar por ser los culpables de todo lo que ha venido después...
  1. Lucas Lobos. No fui de las que me partí la camisa con la venta de Lucas Lobos, jugador que nunca fue de mi total gusto. Empezó bien, pero dejó de ser ilusionante tras su primera lesión en Tenerife. No sé si por miedo a algo más grave o aconsejado por sus representantes, pero Lucas perdió la chispa. La chispa solo volvió los 3 o 4 últimos partidos antes de irse, quizás para dejar un bonito recuerdo o quizás para impresionar a los ojeadores del Tigres. No obstante, su marcha y el dinero que se cobró, solo habría tenido sentido si se hubiese empleado en condiciones.
  2. Calderón. Fue el técnico que dejó el anterior equipo y en cierta forma fue lógica su continuidad, a raíz de los resultados iniciales que obtuvo. Todo fue bien hasta Navidades, pero tras las fiestas, nada volvió a ser igual. Debió ser destituido tras el partido contra el Jerez. Las decisiones solo son efectivas cuando se toman a tiempo.
  3. Procopio. Visto como iba el tema, ya hace tiempo debía haberse fichado un entrenador con experiencia, no aprendices de brujo. No vale improvisar con Fernando Vázquez, todo tenía que haberse atado antes. Se puede tropezar en la primera piedra, pero hacerlo en la segunda es síntoma de torpeza, cabezonería y no entender que para crecer tienes que invertir. El error del Presidente es no darse cuenta que la no inversión de hoy es el gasto de mañana.
  4. Barla. Lo siento, pero lo suyo en economía se llama "El Principio de Peter", es decir, uno asciende en una organización hasta llegar a su nivel de incompetencia. Y eso es lo que le ha pasado, fue buen jugador, buen chico para todo ... pero un pésimo secretario técnico. El ojo para ver a los jugadores no lo tiene precisamente en la cara. No puede traerse en Enero a jugadores fuera de forma, que nunca han visto la segunda española o a niñatos creídos que solo se gustan a si mismos.
  5. El Consejo de Administración. Por no poner al Presidente en el mundo real, por no tener los cojones suficientes para ejercer de "Pepito Grillo" y le pese a quien le pese, se cabree quien se cabree, le llame a las cosas por su nombre. Todos han sido un coro de mudos que han asistido a este espectáculo con la epidural puesta.
Gracias a unos periodistas que se han jactado de proclamar "tenemos que subir a primera, si o si", vendiendo humo, aplaudiendo proyectos megalómanos que expulsaban del cadismo a todo lo gaditano, que prestaban sus micrófonos y páginas a jugadores mercenarios que con sus declaraciones solo hacían perjudicar al Cádiz CF y despreciar a unos compañeros. Muchos, muertos de hambre que, una vez probaron el caviar de la 1ª, ya no supieron volver a apreciar el sabor de un huevo frito. Muerta la gallina, morimos todos "pandilla de tontos"... ahora muchos a la cola de INEM.Gracias a un equipo de... ¿jugadores de futbol? ... eso sería decir mucho, más bien de caraduras que han estado un año de vacaciones, rascándose los cataplines, entrenando lo justo y en un pésimo estado de forma. Haciéndose los amos del vestuario y cachondeándose de una afición llena de "güena gente". ¡Que pena de vosotros!... os habeis perdido lo más bonito, ver como 15 o 20 mil voces gritan vuestro nombre en el Coliseo de Carranza.

GRACIAS con mayúscula, y ahora sí, a una AFICIÓN a la que me siento orgullosa de pertenecer. La que nunca ha desfallecido y que ha sido capaz de aplaudir hasta el simple esfuerzo de una carrera. A la que han criticado "periodistas de mierda" por no haber sido más dura, pero que a mí me gusta así... diferente a cualquier otra.

Por último, no quiero olvidarme de los jugadores de siempre, de ese despreciado "11 de Chapin" que hoy quiero representar en la figura de Abraham. Se los fueron poco a poco cargando a todos,
a Armando, a Pavoni, a De Quintana... Fallaste el penalti de tu vida, y ahora los de siempre te intentaran machacar. Yo no, aún desde mi dolor (ayer lloré como una quinceañera) me alegro de que fueses tu el que tirara ese penalti, porque sé que ibas a chutar con la misma ilusión que en el Juan Güedes o en Chapin, con los mismos cojones que solo un jugador que lleva al Cádiz en su corazón sería capaz de encarar ese duro trance, a lo Panenka o como se te ocurriera... pero nadie mejor que tu para ese duro momento. Fallaste, pero no tuviste la culpa de la debacle... la debacle han sido 42 partidos y sobre todo, empezó a morir en el partido contra el Nastic y expiró en el partido contra el Sevilla Atlético... queda otro partido, queda otro partido... ese fue el error... la confianza mató al gato... y al Cádiz CF.

Ahora todo es incertidumbre, está claro que es el fin de un ciclo, que el Presidente debe o vender a un nuevo grupo o dejar el puesto, pasando el poder a gente joven (pero no al estilo Lopera) con nuevas ilusiones que sepan enganchar a esta sufrida AFICIÓN.
Pandora cometió el error de abrir la caja que contenía todos los males capaces de contaminar el mundo de desgracias, pero en el fondo quedó algo, la Esperanza, consuelo del que sufre y tan necesaria para superar estos malos momentos.

1 comentario:

perico dijo...

dicen que hubo por estas aguas un hombre-pez(al que túdenominaste el primer chicuco). Cuentan que ya en su tierra con sus padres logró escaparse, de nuevo, a La Bahía, su Bahía.cuentan que ha estado en ella hasta este domingo(no le pongo mayúsculas a un día de decepción).Lo vieron alejarse llorándo como un quinceañero(para parecerse a una cadista que conozco). Esa es la historia semicompleta del hombre-pez._Finalizará este año cuando vuelva a celebrar contigo el ascénso de vuestro Cadiz.Gracias