domingo, 23 de marzo de 2008

Historia de Cádiz (IV) - Hacia la Constitución de 1812

Tras el descubrimiento de América, Cádiz mirará hacia el nuevo continente, vinculando sus intereses a los del comercio ultramarino.

Con Carlos I (1516-1556) se vuelve a constatar la primacía de Cádiz, cuando éste le otorga a la ciudad el título de Muy Leal, que tiene desde entonces, por haber apoyado al monarca en la guerra civil con la que comenzó su reinado, porque una facción lo consideraba un extranjero (había pasado su vida en Alemania antes de convertirse en rey de España)

Por otra lado, durante el siglo XVI se sucederán diversos ataques a Cádiz, el primero de ellos en 1521 realizado por Berbería del Norte de África. En 1530 un nuevo asalto, esta vez bajo el mando del corsario Barbarroja, que fracasó en su intento e hizo que Cádiz desarrollara un buen aparato defensivo.

Es en el reinado de Felipe II (1556-1598) cuando Cádiz adquiere mayor esplendor. El comercio con América sigue creciendo, al igual que con el norte de África y, por tanto, su puerto se va afianzando como el más importante de todo el reino. Gracias a ello, la ciudad se extenderá más allá de sus antiguas fronteras (crecerá por extramuros), además de haber un relativo aumento de la población de la ciudad gaditana durante el siglo XVI.

Con el ataque de 1587 por los ingleses, Felipe II se ve en la necesidad de construir una nueva muralla que defienda a la ciudad de los continuados ataques. Dicha muralla es la que conocemos hoy día, aunque no se terminará hasta época de los Borbones.

Este auge gaditano se verá quebrado en 1596 con el asalto inglés dirigido por el Conde de Essex, que destruyó la mayor parte de la ciudad. pero no consiguieron hacerse con la flota indiana ni acabar con la Segunda Armada Española. La ciudad, en ruinas, fue abandonada por los ingleses.

Con los Borbones como monarcas, en Cádiz comienza un periodo de paz y prosperidad económica, llamado "El Siglo de Oro Gaditano" . Gracias a este esplendor, en la ciudad se asientan numerosas colonias de extranjeros, entre los que destacan genoveses, cántabros, ingleses y catalanes, todos ellos dedicados al comercio y a actividades que generaron para la ciudad muchos beneficios.

El desarrollo en el siglo XVII es muy rápido. Su estratégica Bahía hace que los buques de Indias pasen a aprovisionarse por Cádiz, siempre que no sea posible hacerlo en Sevilla, sede del monopolio del comercio indiano.

Las funciones ejercidas por Cádiz, y su magnífico puerto natural, hacen que en 1711 pase a nuestra ciudad la Casa de Contratación, organismo director del monopolio ultramarino.

Todos los intentos de ser tomada que sufrió Cádiz durante la Guerra de Sucesión repercutieron negativamente en la economía gaditana, ya que las flotas indianas no pudieron desembarcar ni salir del puerto de Cádiz, por lo que la economía se paralizó durante estos años. A ello se unió algunas catástrofes como peste y epidemias traídas por los barcos que comerciaban con las Indias. El clima tampoco ayudó, ya que se conocen que hubo algunos terremotos y fuertes temporales. El más importante de ellos fue el producido en 1755 en Lisboa, que provocó en Cádiz un maremoto e inundó la ciudad. Pero las aguas se retiraron gracias, según la tradición y leyendas gaditanas, a un milagro producido por la Virgen del Rosario, a la que sacaron a pasear, junto con el estandarte de la Palma para que velara por la ciudad, y así sucedió.

Carlos III llega al trono en 1759, y con él se dan los primeros síntomas de la decadencia de Cádiz, al ampliar, en 1765, hasta nueve el número de puertos que podían comerciar con las Indias Americanas. Es en 1776 cuando sale de Cádiz el último barco dirigido hacia las Indias, con destino a Veracruz. Y en 1790 se suprime definitivamente la Casa de Contratación. Esto supone que cualquier puerto puede ya comerciar con América, por tanto Cádiz se verá gravemente afectada al perder la hegemonía que había tenido en este comercio desde el descubrimiento de América.

La decadencia de Cádiz se verá más acrecentada con las guerras hispano-británicas, que tuvo, en muchas ocasiones, como escenario a Cádiz, debido a la política seguida por los ingleses. Ellos atacaban realizando bloqueos de los puertos más importantes para así debilitar el país, y entre esos puertos se encontraba Cádiz.

El suceso más importante de esta guerra será la Batalla de Trafalgar. La contienda comienza el 20 de octubre de 1805. anteriormente se había formado en el puerto de Cádiz una flota hispano-francesa de 33 naves. Estas naves, con Federico Gravina al frente, son derrotadas por la flota inglesa, bajo el mando del Almirante Villanueve. En la batalla mueren el inglés Nelson y Federico Gravina. Los supervivientes hispano-franceses se refugian en Cádiz, y esta ciudad da asilo no solo a los de su bando, sino a todos los heridos que llegaron a sus costas sin importar en que lado de la contienda lucharon.

No hay comentarios: